Hasta siempre.

lunes, 17 de junio de 2013

Todo empezó con la inocente pregunta de: “¿Quieres ser mi amigo?”. 
Aquellos tiempos en los que entrabamos al colegio con los ojos llenos de lágrimas, en vez de con sueño. Cuando éramos niños veíamos a los mayores como algo en lo que nunca nos convertiríamos, y ahora estamos aquí, intentando resumir lo que hemos vivido en lo que ha sido nuestra segunda casa.
Empezamos a ser conscientes de lo que iba a pasar cuando llegamos a Primaria, donde cambiamos la pintura de dedo por las poesías y las tablas de multiplicar. Aprendimos que no se basaba todo en jugar, que este también era el lugar para adquirir conocimientos  mientras comenzábamos a formarnos como personas.
Sin apenas darnos cuenta subimos las escaleras que tanto nos asustaban. Se hace difícil hablar de Primero, y es que fue el curso en el que comprobamos que la vida no era tan fácil como nos habían contado. Después de dos años de lucha, recibimos la noticia más dura de nuestra vida. Se fue una persona que hoy está aquí con nosotros, aunque no del modo que nos gustaría... 
Seguro que desde ahí arriba estás orgulloso de ver dónde hemos llegado.

Ahora nos miramos, y ¿quién iba a pensar que acabaríamos tan unidos? Aquellos recreos en los que las dos clases jugábamos por separado, cada uno por su lado, han pasado para dejar al descubierto que todos podemos llevarnos bien, y ésto lo hemos comprobado en este curso. 
Hoy, tenemos la emoción de decir sin equivocarnos: somos amigos, no compañeros.

Desde que somos pequeños nos enseñan a elegir: Nuestro color favorito, los dibujos que más nos gustan, el peluche con el que queremos dormir...
Conforme vamos creciendo nos vamos dando cuenta de que nuestra vida se basa en decisiones. Aprendemos que todo está marcado por lo que elegimos: nuestro presente y también nuestro futuro. Todos los días tomamos decisiones, por muy pequeñas que sean.
Pero entre todos esos días, hay uno que destaca... Y destaca porque la decisión que tenemos que tomar no está relacionada con la ropa, con el tiempo libre o con la comida. Esa decisión está relacionada con algo mucho más importante: nuestro futuro.
Llega un día en el que tenemos que contestar a las preguntas que más miedo nos dan. ¿Qué estudiar?, ¿en qué trabajar?, ¿qué sueño perseguir?, ¿por qué hacerlo?, ¿al lado de quién?... 
Son preguntas con respuestas sencillas pero que todos tenemos miedo de contestar. 
El caso es que en estos últimos días hemos tenido que plantearnos esas preguntas que a muchos de nosotros nos provocan pánico. Se acaba una etapa y es hora de empezar una nueva. Es hora de dar un paso adelante, de construir una planta más en el piso que simboliza nuestra vida. 
Lo que quiero deciros hoy, es que no tengáis miedo. ¡A todos nos asusta tomar decisiones!
Así que arriesgáos. Abrid una nueva puerta aun sin saber qué hay detrás. No es fácil, pero por eso merece tanto la pena. Sólo tenemos una vida y un momento para elegir qué queremos hacer. Nuestro momento es ahora... Y no creo que ninguno quiera desaprovecharlo.
Dicen que quien no arriesga no gana... Y en esta ocasión, el premio es demasiado tentador como para no jugar. Porque recordad que ganar, significa hacer un sueño realidad.

Por último, queríamos dar las gracias a todos y cada uno de los profesores que nos han acompañado en estos años. Gracias por aguantarnos, por entendernos, por enseñarnos y por formar parte de nuestra segunda familia. Sin vosotros todo esto no  habría sido posible. Esperamos que sigáis haciendo tan bien vuestro trabajo y sigáis influyendo tanto en cada persona. 
Gracias, de corazón, y ojalá cuando volváis a vernos estéis orgullosos de nosotros. 
Vayamos donde vayamos, no os olvidaremos.







Y algún día miraremos atrás y sonreiremos...  
Sabiendo que somos lo que aprendimos a ser aquí.



A. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
. © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions