Que las mariposas vuelvan a Madrid.

jueves, 29 de noviembre de 2012

El pasado 13 de Diciembre se presentó en todos los cines del mundo "Coldplay Live 2012", la primera película de un concierto y álbum de la banda. 
En octubre de 2011, Coldplay comenzó una gira por diversos países europeos para promocionar Mylo Xyloto, su quinto álbum. El grupo londinense, que lleva más de catorce años en el mundo de la música, ha cerrado el año 2012 poniendo fin a la exitosa gira mundial y presentando este película que ha tenido más de tres millones de visitas. 
La servidora tuvo la suerte de disfrutar de este estreno mundial, y he de decir que ha sido una de las mejores cosas que he visto y que probablemente veré a lo largo de mi vida.
"Coldplay Live 2012" ha conseguido responder a la pregunta que corría por mi cabeza desde hace mucho tiempo: qué tiene Coldplay. Así, sin más.
La verdad es que pude contestar a los quince minutos del comienzo. Coldplay no tiene sólo música,  ni talento. No son sólo canciones, ni discos o palabras. No es sólo un concierto o un grupo que te gusta o no. Coldplay es algo que forma parte de ti. Algo que sin darte cuenta te hace crecer como persona, y es que cuando las cosas se hacen desde el corazón... llegan al corazón.
El caso es que viendo esta película no sólo te das cuenta, sino que también valoras el grupo que hay detrás de cuatro hombres que llevan más de catorce años en los escenarios. Lo lógico y lo habitual es que con el paso del tiempo las relaciones entre los miembros del grupo hubieran empeorado y la banda hubiese llegado a su fin. Siendo realistas, es algo tremendamente normal debido a la cantidad de horas que pasan juntos, a las complicadas decisiones que deben tomar, a todo en lo que se tienen que poner de acuerdo... Pero ya sabemos que Coldplay no es uno de esos grupos habituales.
El documental nos muestra el trabajo y el empeño que le pone todo aquel que forma parte de las giras en cada concierto, ya sea en un estadio o en un pequeño pub de París. Desde los que forman el escenario hasta los que hacen las pulseras de luces pasando por los técnicos de sonido e imagen. Todos, absolutamente todos forman parte de una especie de familia que parece consolidarse más con el paso de los años.
Y qué decir de ellos, ¡de los cuatro
De los acordes de Jon, de los bajos de Guy, de los coros de Will... O de la camiseta azul de Chris.
A pesar de que el estilo de su música ha acabado variando con los años, el éxito se ha mantenido intacto. 
Lo más sorprenderte de la película es ver cómo, dieciséis años después, ni ellos mismos creen lo que han conseguido. Todavía se emocionan al ver los estadios llenos, al ver las caras de la gente, al oír cómo cantan a coro y cómo les aclaman, pidiendo la última canción. 
La capacidad que tienen de llegar al público es algo verdaderamente admirable, y es que hacen que las personas de la última fila del estadio formen parte del espectáculo. Y eso, es algo que muy pocos pueden decir.
Termino diciendo que mi lista de "cosas que hacer antes de morir" tiene un nuevo punto... 
Y es coger una mariposa en el concierto de Coldplay... con el disfraz del elefante.
Que viva la vida, y que viva Coldplay.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
. © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions